banner3
banner4

Mensaje Patrocinado

Creado por Staff el sábado 04 de junio del 2016

El sistema de flujo humano para expulsar como sea, las homotoxinas del cuerpo

1828_2541_desintoxicar-1

Antiguamente ese era el papel del boticario – médico, que poco a poco ha ido evolucionando hacia el tremendo e intrincado aparato médico. Pero, si continúa la ciencia médica con su postura a medida que médica, y sigue oponiéndose a este esfuerzo, ya sea con fármacos continua suspendiendo: secreciones, fiebres, procesos inflamatorios, etc., sólo empeoran las cosas; situación que se da con la mayoría de los tratamientos de la medicina convencional. Por el contrario, medidas que apoyan este esfuerzo, derivarían en un estado más saludable.

Esto es así, porque si el organismo no se desintoxica, como  resultado de sus cargas negativas, son capaces de formar enlaces con agua y de efectuar un intercambio iónico. Puede experimentar importantes cambios como resultado de enlaces con iones de metales pesados (especialmente mercurio, plomo y cadmio), complejos antígeno - anticuerpo, proteínas defectuosas (por ejemplo, monóxido de carbono / hemoglobina), colesterol, ácido úrico y, en general, con todas las sustancias que pueden tener la denominación de homotoxinas.

En las etapas iniciales de tales procesos, en condiciones normales, las sustancias tóxicas son interceptadas eficazmente y se activan las funciones de defensa del organismo. Sin  embargo, en casos de cargas tóxicas crónicas y/o deficiencias de la resistencia o bioelectricidad, el organismo no puede eliminar completamente estas toxinas y el paciente corre el peligro de contraer un amplio espectro de enfermedades.

Utilizando los conceptos y la terminología de la Homotoxicología, podemos resumir este proceso de la siguiente manera: la enfermedad pasa de la “Fase de impregnación de la matriz extracelular a la Fase de degeneración”.

Como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, es observar el estado de la matriz extracelular y ha adquirido cada vez mayor importancia, debido a su papel esencial en el desarrollo de enfermedades crónicas y  tumores en las personas de mayor edad. En este contexto, el fenómeno de la “glicosilación no enzimática” ha adquirido una importancia fundamental en el proceso de envejecimiento.

Las alteraciones en la utilización de la glucosa, que se producen con mayor frecuencia en la edad avanzada y que se asocian a una disminución de los receptores celulares de la insulina y/o a una deficiencia de insulina, conducen a una amplia variedad de enlaces entre glucosa y homotoxinas y todos los componentes de la matriz extracelular (PGs, GAGs, colágeno, elastina, mielina de las fibras nerviosas, así como membranas celulares), además, de producirse una polimerización patológica y procesos de reticulación. La sustancia fundamental está por tanto involucrada dentro del círculo vicioso de la formación de una estructura patológica, con las correspondientes reacciones patológicas de las células implicadas (Heine, 1992).

Esto es muy importante porque muchos fenómenos en el cuerpo humano, muchos procesos catalíticos se bloquean porque las sustancias o productos de las reacciones no se eliminan.

Si el sistema biológico se bloquea en su capacidad detoxificante y el “Sistema Básico de Pischinger” o Terreno se empieza a llenar de los subproductos de las reacciones biológicas, entonces, las reacciones biológicas se paran porque los subproductos no han funcionado.

Si se empieza acumular el piruvato en el tejido extracelular y si  no logra pasar a ácido cítrico, sino que se queda en forma de piruvato, el “Ciclo de Krebs” se bloquea y entonces, se detiene la energética celular.

Gran cantidad de los fenómenos patológicos, desde el punto de vista de la biología molecular, no son más que fenómenos de inhibición por realimentación debido a que los subproductos de las acciones químicas metabólicas no han podido ser eliminados del cuerpo, porque están fallando los mecanismos de depuración o mecanismos de desintoxicación.

Añadiendo nuevo substrato se vuelve a poner en marcha la reacción, sólo cuando los productos de degradación se eliminan o diluyen.

Esta es la importancia de las “Terapias de Drenaje”, de ahí la importancia de las terapéuticas desintoxicadoras, las colonterapias, los ayunos, baños termales, quelaciones, etc. Es decir, todo lo que ayude a eliminar, porque sólo cuando eliminemos los productos de degradación o los diluyamos, entonces, vamos a lograr volver a poner en marcha, al adicionar un nuevo sustrato, en este caso, por ejemplo, los catalizadores homeopáticos.

Extraido del libro: "Retorno al Paraíso Terrenal"

Autora: Josefa Gallego Pidal

Fuentes: Plataforma Web RETORNO AL PARAÍSO TERRENAL

Compartido por Compra Descuentos


Nombre

Compre el libro ahora.

social/email_1 social/facebook_1 social/twitter_1 social/youtube_1 social/rss_1 social/pinterest_1


  ©2020 Josefa Gallego. All Rights Reserved.

Paga con

formas_de_pago